lunes, 1 de mayo de 2017

Sostiene Pereira | Antonio Tabucchi

Sostiene Pereira

Antonio Tabucchi


Antonio Tabucchi logró la unanimidad de la crítica, los  más prestigiosos galardones y la respuesta masiva de los lectores con esta novela. Sostiene Pereira cuenta la vida de un periodista dedicado durante toda su vida a la sección de sucesos que recibe el encargo de dirigir la página cultural de un mediocre periódico de Lisboa en plena dictadura de Salazar. Y con la historia de este periodista –que sin duda dejará una profunda huella en el lector-, Tabucchi también ha conseguido crea una espléndida historia sobre las razones de nuestro pasado que pueden ser perfectamente las razones de nuestro incierto presente.

Total de paginas: 190



Sostiene Pereira que le conoció un día de verano. Una magnifica jornada veraniega, soleada y aireada, y Lisboa resplandecía. Parece que Pereira se hallaba en la redacción de vacaciones, él se encontraba en el aprieto de organizar la pagina cultural, porque el Lisboa contaba ya con una página cultural, y se la habían encomendado a él... 


Pereira es un periodista, encargado de la sección cultural, se siente sólo y está enfermo del corazón, un problema derivando de su obesidad; es viudo y se siente solo, platica con el retrato de su esposa, todos los días y siempre está pensando acerca de la muerte, sobre el alma. Porque a pesar de ser católico, un buen católico o al menos es así como se sentía, quería saber más acerca del alma. Un día, Pereira, sostiene que leía una revista donde un tal Monteiro Rossi, hacia una reflexión sobre la muerte. Pereira lo telefonea y le pide a Monteiro hablar sobre la muerte, éste lo cita en un bar en la noche para tomar un trago, donde Pereira lo hace parte de la sección cultural para redactar las necrologías. Montero Rossi, era un joven enérgico, estudiante de letras que amaba la vida, con su novia Marta, una chica involucrada en la política he inconforme con la situación actual del país, la represión en la que viven, la falta de información por miedo, miedo al ser detenidos, o castigados. 
 "El país callaba, no podía hacer otra cosa sino callar, y mientras tanto la gente moría y la policía era dueña y señora".

Montero Rossi le entrega al día siguiente una cronología de García Lorca; cronología que Pereira piensa es inapropiada ya que el Lisboa es un periódico católico que se abstiene de entrometerse en la política, así que le pide que por favor haga cronologías  de Bernanos u otros autores católicos, no involucrados en la política. 

Pereira continúa sintiéndose solitario, no tiene amigos, más que Salva, un profesor de Universidad al que no soporta por sus ideales y su Director del periódico, pero con quien no puede compartir su sentir, y tampoco se siente conforme o completo del todo. 
 "Debe usted aprender a escribir, porque de otro modo, si escribe con las razones del corazón, va usted a tropezarse con grandes complicaciones, se lo puedo asegurar".

Montero Rossi está metido en problemas y por ser un chico huérfano la persona a la que siempre recurre es al señor Pereira, quien continua apoyándolo aunque no sabe por qué razón, quizá porque es el hijo que nunca tuvo, o porque muy en el fondo compartía sus ideales, su entusiasmo, sus ganas de vivir. Después de ayudar a su primo, quien estaba en Portugal para reclutar gente para España.... Pereira se interna a una clínica talasoterapia para ayudar a su salud, con una dieta, baños de agua y descanso continuo. Pereira conoce al doctor Cardoso, un medico joven de costumbres francesas que admira su trabajo y quien le da su teoría sobre el alma, teorías obtenidas de los doctores Ribot y Janet, quienes ven la personalidad como una confederación de varias almas, una confederación que se pone bajo el control de un yo hegemónico. Lo llaman norma o ser, es solo un resultado no una premisa, y depende del control de un yo hegemónico y ocupa su lugar, pasando a dirigir la cohorte de  las almas, mejor dicho, la confederación, y su dominio se mantiene hasta que surge uno más fuerte y más potente y ocupa su lugar.
 "La filosofía parece ocuparse solo de la verdad, pero quizá no diga más que fantasías, y la literatura parece ocuparse solo de fantasías, pero quizá diga la verdad".

El doctor Cardoso, le comenta que tal vez, es ser hegemónico que ahora lo controla tiene que ser destronado y el hora de que otro tome el control, esto va más referido a las personalidades, Y tal vez los chicos como Montero y Marta llegaron a su vida para ya no sentirse inútil o reprimido, diría yo. 

Pereira, sostiene,  vuelve de la clínica más tranquilo y con una nueva teoría, cuatro kilos menos y sin ninguna noticia de Montero. Para este tramo del libro, las cosas van a cambiar porque el Director le pide a Pereira se reúna con él, para pedirle que deje de publicar cuentos de autores extranjero y mejor publique sobre autores del país, no pueden arriesgarse a no parecer patriotas, Pereira, no conforme con el mandato lo acepta y vuelve a su casa, donde sin saber lo espera Montero, en un estado deplorable y triste pidiendo su ayuda para alojarse. Le comenta todo lo que ha pasado, la captura de su primo, los movimientos extranjeros y  las revueltas que hay, lo persiguen y Pereira le concede la ayuda a Montero. 

Ocultándolo en su casa, alimentándolo y guardándole unos pasaportes falsos que Montero guardaba consigo, recibe a los pocos días a unos matones (los cuales dicen llamarse policías) para ajustar cuentas con el chico, dicen. Una pequeña lección para que no olvide ser patriota, nada grave. Cuando estos se van y Pereira va a ver al chico, parece que llega el momento de remplazar al “yo hegemónico” y decide redactar un artículo donde: cómo la policía Portuguesa está golpeando, matando y abusando a todo aquel que no se ajusta a la dictadura, a las leyes. 

Pereira huye antes de que el articulo sea publicado en el Lisboa, se va camino a Francia con un pasaporte falso, y quizá haciendo lo correcto demasiado tarde, quizá no. 
"Era un hombre que había ejercido su oficio de periodista en los años cuarenta y cincuenta en Portugal, bajo la dictadura de Salazar. Y había conseguido hacerle una jugarreta, publicando en un periódico portugués un feroz artículo contra el régimen".

Al final del libro, hay el adjunto de una nota de Antonio Tabucchi, de cómo Pereira lo visito y le contó su historia pidiéndole que la escribiera, nos narra que la dictadura terminó y Pereira vuelve a su patria a Portugal, pero nadie recuerda lo que hizo, muere sólo, nadie sabe quién es.

Opinión...

Es un libro magnifico ¡Que libro! 
"Tal vez en la inescrutable trama de los eventos que los dioses nos conceden, todo ello tenga su significado". Un tormento de vida, donde uno anda perdido; en solitario. Y digo tormento porque más que la historia de un reportero, es un espejo; un espejo donde no importa la época, sino la situación: la cual parece no haber cambiado demasiado. El mundo se va a la mierda todos los días, y muchos preferimos o prefieren estar del lado correcto, el lado que nos mantiene a salvo, cómodos. Pero posiblemente ese lado no es lo que de verdad uno quiere - no es lo correcto para el alma-, el alma, algo tan carente de ser que al final tiene el peso más importante. Vamos, somos y seremos las consecuencias de nuestros actos y del camino que elijamos. Aunque sea un camino en solitario. 

Muy recomendable. 

"La relación que caracteriza de una manera más profunda y general el sentido de nuestro ser es la que une la vida con la muerte, porque la limitación de nuestra existencia por la muerte es decisiva para la comprensión y la valoración de la vida".



4 comentarios:

  1. ¡Hola! Dios, me atrae muchísimo este libro.Espero encontrarme con el, porque cuando lo vea no voy a dudar ni un segundo en agarrarlo y leerlo. Me encantaron las frases, y la trama se ve genial. Espero leerlo pronto y ver que tal me parece. Gracias por la recomendación.

    Saludos ♥

    ResponderEliminar
  2. Daniii, me alegro que te haya gustado y más que nada que te haya hecho reflexionar. La trama en la que gira bien se puede extrapolar y comparar con nuestra actualidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es normal, que cada quien se ocupe en lo suyo, pero no podemos andar por la vida con la cabeza gacha y asintiendo a todo. Así no funciona el mundo. Te mando un fuerte abrazo <3

      Eliminar
  3. Me encantó tu reseña y tu blog. Se ve un libro super interesante y me llama la atención muchísimo la temática.
    Descubrí hoy tu blog así que te sigo, te espero por el mío cuando gustes.
    Saludos!

    ResponderEliminar